bannertienda
Estás aquí: Inicio / Historias del Vino / Los vinos Eslovacos cuentan con cada vez más seguidores
Los vinos Eslovacos cuentan con cada vez más seguidores

Los vinos Eslovacos cuentan con cada vez más seguidores

Share

Bien es cierto que año por año se descubren más países productores de vino nuevos que pretenden entrar en juego, sin embrago, estos captan la atención de los enófilos sólo despertando su curiosidad. Mientras tanto, hay varios países con considerable tradición vitivinícola que vienen viviendo a la sombra de otros más relevantes a pesar de que la calidad de sus vinos es buena y en varios casos ellos tienen carácter bastante diferenciado debido ante todo a la composición varietal de los viñedos.

Dr. József Kosárka

Uno de tales países es Eslovaquia que apenas ha comenzado a salir de su discreto anonimato en busca de mayor renombre y hoy día sus vinos ya están conquistando cada vez más paladares fuera de sus fronteras.

La República Eslovaca (superficie: 49.035 km2, población: 5,45 milliones) es un país formado el 1º de enero de 1993 con la división de Checoslovaquia. Se sitúa en el corazón de Europa Central teniendo fronteras con cinco vecinos (Hungría, Austria, República Checa, Ukraina, Polonia). Los Montes Cárpatos se extienden a todo lo ancho de las zonas norte y oriental de su territorio siendo el Alto Tatra de mayor altura del relieve nacional. En las zonas sur y oeste , que forman parte de la Llanura Panónica y son bañadas por el Danubio, se localiza los suelos más fértiles que son intensamente utilizados para la agricultura. El clima es típicamente continental con veranos largos y relativamente cálidos e inviernos fríos y húmedos. La mayor parte de las precipitaciones intensas es generada por el frente polar.

La historia de la vitivinicultura en el territorio de lo que hoy en día es Eslovaquia tiene largos antecedentes ya que en la época del Reinado de Hungría ésta ha venido prosperando en algunas de sus regiones, ante todo en las que se encuentras en los alrededores de su capital (Bratislava). Hoy día en varias partes del país se dan condiciones apropiadas para la perfecta maduración de diferentes variedades, entre ellas nuevas que has sido introducidas apenas hace unos decenios proporcionando excelente resultado. Los terrenos plantados de viña se sitúan en colinas suaves que rodean sus valles fértiles y bien protegidas de fenómenos meteorológicos violentos. En la gran mayoría de ellos el clima es influenciado también por el rio fronterizo entre Eslovaquia y Hungría que es portador de una mayor humedad y potencia la luminosidad mediante el reflejo.

Chateau Topolcianky

En Eslovaquia la superficie plantada de viñedo asciende a 18.000 hectáreas y la media de la producción vinícola de las últimas cinco campañas alcanza los 340.000 héctolitros (2016/2017: 290.000 héctolitros – un 80% de esta cantidad es amparado por la DOP). Las exportaciones representan alrededor de 40% de la total siendo el destino casi único el mercado del país vecino, la República Checa. En la actualidad, el número de los productores ronda los 400 que en 6 regiones (Malokarpatská, Juznoslovenská, Nitrianska, Stredoslovenská, Vychodoslovenská, Tokajská) elaboran una amplia gama de vinos expresivos a partir de 37 variedades registradas cuyas 2/3 partes son blancas. Las variedades tradicionales son las Rizling rynsky (Riesling), Rizling vlassky (Olaszrizling/Welschriesling), Veltlínske zelené (Gruner Veltliner), Silvanske zelené (Sylvaner), Rulandské biele (Pinot Gris), Muller-Thurgau y Frankovka modrá (Blaufrankisch/Lemberger), Rulandské modré (Pinot Noir), Modry Portugal (Blauer Portugieser), Cabernet Sauvignon, Zweigelt. Vale la pena indicar que la superficie plantada de los viñedos con Veltlínske zelené, Rizling vlassky y Frankovka modrá representa alrededor de 40% de la total. Ultimamente, los productores eslovacos prefieren varias variedades híbridas (multiespecie) desarrolladas mayoritariamente en la segunda parte del siglo pasado como, por ejemplo, las blancas Devin (Gewurztraminer x Roter Veltliner) y Pálava (Traminer Roja/Savagnin Rose x Müller-Thurgau) y las tintas Dunaj (Muskát Bouchet x Modry Portugal + Svatovavrinecké/Saint Laurent) y Alibernet (Alicante Bouschet x Cabernet Sauvignon) también.

Desde principios del nuevo milenio las bodegas eslovacas vienen ganando cada vez más fuerza y sus vinos han sido distinguidos con muchas medallas de oro en varios concursos internacionales de gran prestigio.

Topolcianky

Una de éstas es el Chateau Topolcianky, fundada en 1933, que se encuentra a unos kilometros de Nitra, en un pueblito situado a pie de los Montes Tribec cuya primera mención encontrada en un documento escrito se remonta al año 1293 y se enorgullece de su castillo (remodelado en la primera parte del siglo XIX en estilo clasicista) que hoy día luce en todo su esplendor. Un nuevo capitulo de la historia de esta bodega ha iniciado en 1993 cuando ha sido privatizada y se ha acelerado el proceso de cambios orientados a la mejora de la calidad de los vinos con el fin de posicionarlos debidamente en los mercados tanto nacional como extranjero. En la actualidad, cuenta con 560 hectáreas de viñedo en propiedad y también compra uvas a pequeños viticultores de la zona. La cantidad de vino producido al año a base de alrededor de dos docenas de variedades alcanza los 50 mil hectolitros. El abanico de productos es bastante amplio, desde los sencillos jóvenes y los espumosos hasta aquellos de crianza y de cosecha tardía. El Devin de la añada de 2013 ha sido elaborado a partir de uvas seleccionadas y presenta las marcadas características de esta variedad (alcohol: 11,0 %, acidez: 7,6 g/l, azúcar residual: 58,0 g/l). Es de color amarillo y brillante, en nariz presenta aroma fresco a flores blancas y miel, en boca destaca su riqueza con notas a higo y frutas de hueso maduras.

Bodega Palik, Eslovaquia

La bodega familiar Palik, que lleva el apellido de su actual co-dueño, fue fundada en 2003 al adquirir una propiedad que durante largos decenios ha pertenecido a uno de los representantes de gran renombre (Eszterházy) de la alta nobleza húngara. Esta se encuentra en un pueblito (Zeliezovce/Zseliz – Velky Pesek) ubicado en la parte sur occidental del país que también viene luciendo orgulloso durante casi tres siglos su castillo en el cual el famoso compositor Joseph Haydn ha pasado varios meses enseñando música a las dos hijas de la familia de origen histórico. Hoy dia son 15 hectáreas de viñedo que constituyen la fuente exlusiva para la elaboración de una variada oferta de vinos de singular personalidad. Los primeros pasos han sido dados con la replantación del terreno asi como la renovación de la casa del campo y posteriormente la producción se ha orientado a la elaboración de vinos de calidad a partir de unas treinta variedades de cultivo ecológico (certificado) respetando varios principios de la agricultura orgánica. Las principales variedades (tinta y blanca) plantadas son la Cabernet Sauvignon (3,0 hectáreas) y la Pesecká Leánka (1,2 hectáreas), respectivamente. La producción media anual es de unos 60 mil litros de los que se embotella la mitad. Este productor apasionado consolida su camino de éxito en la diferenciación de sus vinos a través de la obtención de varias medallas de oro en concursos internacionales también. Recientemente tres de aquellos (añadas: 2013, 2015, 2016) han obtenido Medalla de Oro en el concurso monovarietal de la Blauer Portugieser celebrado en Pécs (Hungría) siendo entre los 5 de mayor puntaje de su categoria el de la de 2015 (alcohol: 13,5 %, acidez: 6,2 g/l, azúcar residual: 3,1 g/l). Esto es rojo intenso, en nariz los aromas muestran complejidad con notas a frutas rojas del bosque, en boca presenta sabores frescos y voluminosos asi como un toque ligeramente floral y suaves taninos redondos.

Viñedos Bodega Palik

Vale la pena destacar que Eslovaquia puede ser una nueva propuesta de enoturismo. En todas la regiones un buen número de bodegas está preparada para recibir a los visitantes en su instalación cuidada hasta el más mínimo detalle que garantiza un perfecto entorno para descubrir y aprender sus vinos en su máxima expresión. (Algunas de ellas: Terra Parna/Suchá nad Parnou, Masaryk/Skalica, Villa Modur/Modra, Chateau Béla/Belá-Stúrovo, Tokaj Macik/Malá Trna.)

Fotos: cortesia de las Topolcianky y Palik, visitbratislava.com, profil.kultury.sk, slovakia.travel

Dr. József Kosárka

Los comentarios están cerrados.

Banner tienda
Scroll To Top